El Gran Cañón

DAR GRAND CANYON

Me pregunto si pensarás en mí tanto como yo en ti. Si me verás con los mismos ojos con los que te veo yo a ti. O si, en cambio, tu cristal estará empañado y sucio.

Que sepas que yo siempre fui un hombre de ciencia. Pero que entre este tremendo agujero que nos separa, estoy dispuesto a hacer un salto de fe. Con pirueta y tirabuzón incluidos si hace falta.

klein_salto

A veces si cierro los ojos y me esfuerzo mucho, puedo imaginarte sentada junto a mí, en silencio, observando. Casi puedo escucharte decir “¿Qué haces ahí con los ojos cerrados?”, pero en cuanto voy a abrir la boca para contestarte, desapareces.

Y yo me pregunto: ¿a dónde vas? La mayoría de las veces vuelves a mi cabeza. Otras, apareces en el whatsapp, o en una llamada de teléfono de madrugada. A cualquier lugar menos aquí junto a mí.

1522251_10203714455248905_74969172_n

La vida va muy deprisa. Cada vez corremos más, pero no avanzamos. Viajamos en círculos sin salir de nuestra habitación, nos movemos lo más rápido posible para llegar a ninguna parte. Pero el mundo sigue girando a la misma velocidad, y nuestros corazones siguen bombeando al mismo ritmo que hace mil años.

Yo sin embargo te llevaría a París mañana mismo. Nos casaríamos en Las Vegas, perderíamos todo nuestro dinero y montaríamos una granja en alguna parte perdida de California.

Es esa sensación de que no puedes perder. Cuando te sientes afortunado y apuestas todo el dinero a un caballo ganador, y cuando queda en el último puesto tú, incrédulo, dices, “¡Por poco!”.

Money-gone

Creo que la vida está hecha para arriesgarse. Da igual si acabas abandonado en una carretera entre Sevilla y Madrid, sin móvil y sin un duro. La fortaleza no está en lo duro que puedas golpear. La fortaleza reside en lo rápido que te puedas levantar.

Tal vez tú y yo nunca vayamos a París, ni a Las Vegas. Tal vez un día se acaben las llamadas nocturnas y no consiga imaginarte nunca más sentada junto a mí.

Pero por ahora, que sepas que saltaré el Gran Cañón por ti.

Anuncios