So far, so good!

tumblr_n946flk0Oh1qfi7p6o1_500[1]

Subo la escalerilla hasta arriba del todo, y cuando mi pie toca el último peldaño mi corazón no podría bombear más deprisa.

Los dedos de mis pies se salen por fuera del trampolín, y antes de saltar me detengo un segundo eterno a pensar.

Cuando estaba abajo esto parecía más seguro. Mis compañeros me decían “Vamos Juan, lo has hecho miles de veces”, mi entrenador me decía “Más te vale no cagarla” y mi madre que qué quería para cenar.

“No sé si llegaré vivo para la cena”, pienso ahora. “Aunque me comería unos spaghettis”.

The Apartment Jack Lemmon

Desconozco quién me habrá convencido para hacer esto, pero seas quien seas que sepas que te odio. Todo el mundo confía en que puedo hacer esto. Todos menos yo.

En este momento noto esa excitación que producen las cosas peligrosas. El cara a cara con el león, el último examen del curso, la hora de la verdad, el primer beso con la chica nueva.

Yo lo único que quiero es desaparecer por completo. Si pudiera comprarme una nueva identidad como en Breaking Bad, lo haría sin dudarlo. Lo que sea con tal de librarme de la decisión: ¿salto o no salto?

tumblr_njlc9uS6so1td81kyo1_540[1]

Voy a admitirlo: tengo miedo. Temo que en el justo segundo antes de zambullirme, baje un platillo volante y absorba todo el agua de la piscina, y yo me dé de bruces con la cruda realidad.

Temo no hacerlo bien. No impresionarles como se supone que debería hacer. Ser una decepción para los demás, fracasar en la cosa que más quiero en el mundo. Temo perderlo todo en una fracción de segundo.

Pero de entre todas las voces que me dicen que estoy loco y que me baje de ahí, hay una que me dice algo como… “concéntrate en el ahora, no intentes ser perfecto y ve poco a poco”.

De pronto me fijo en lo que me rodea. Noto la madera lisa del trampolín contra mis pies, el suave balanceo que se suele dar antes de saltar, la brisa contra mi cara, el sol, los miles de ojos que me observan esperando ver algo único, algo mágico.

tumblr_lt86juVnVM1qevuzdo1_500[1]

¿Saben ese chiste del optimista que se suicida? Un tipo se tira de un edificio, y mientras cae alguien le pregunta “¿cómo va?” y él contesta “¡de momento bien!”.

Cuando me di cuenta ya había saltado. Todo sucedió en un segundo muy rápido, y mientras caía mi cabeza iba a cien por hora. Todas las voces en mi mente gritaban a la vez, no podía entender nada. Sentí miedo, emoción, tristeza, alegría y vértigo todo al mismo tiempo.

Miré al leon cara a cara y el león rugió.

Y en el instante justo antes de que mi cuerpo chocase con el agua, pude oír: “tierra, trágame”.

Anuncios