Me mata si me necesitas

IMG_2857.JPG

A nadie le importa lo que piensas, lo que hagas o dejes de hacer, lo que opines, lo que digas sobre la última noticia que ha aparecido en el muro de tu Facebook o el material con el que está hecha la máscara que te pones cada mañana tras peinarte, de forma casual, revolviéndote el pelo con las dos manos y dejando que caiga, suave, sobre tus hombros.

Lo que ellos quieren de ti lo sabemos todos de sobra. Quieren estar al filo de la noticia cuando subas una nueva a Instagram, llamar tu atención con sus likes y comentarios tontos destacando las líneas que forman los edificios que fotografías. Aunque las líneas que ellos querrían ver son las de tus caderas, lo sabemos ya todos.

Lo que ellos quieren saber de ti lo pueden aprender de un vistazo. Tu altura, el color de tu pelo, tus labios, tus ojos, tu forma de vestir, tu outfit del día. A ellos no les importa qué has comido hoy, o cómo te ha ido en la autoescuela. Tan sólo les preocupa estar ahí, en primera fila, cuando pases por delante como haces cada martes por la tarde. Y tal vez silbarte, tal vez decirte cualquier burrada tratando de llamar tu atención.

IMG_3007.JPG

Alguna vez te preguntas para qué. Para qué planear tu outfit, para qué cuidar tu pelo si los únicos que se fijan en ti son ellos. Ellos, como Dráculas del día, quieren absorber tu belleza (que sí, que la tienes), tu inocencia, tu juventud. Porque quieren sentirse como tú, quieren ser jóvenes y felices, despreocupados, ganadores. Aunque, nadie lo sabe, eres tan perdedora como ellos.

Pero cariño, tú no has nacido para perder.

IMG_2826.JPG

Ahora te diría que a mí sí que me importa. Quiero saber qué has comido, qué tal te ha ido el día, qué opinas sobre Donald Trump. Y en qué piensas. Pero esta historia no va sobre mí, va sobre ti, así que déjame salir del foco otra vez, aunque no te guste llamar la atención; quiero que este sea tu minuto de gloria.

Mira: sé que estás asustada ahora mismo. Y que te parece que el mundo se va a acabar. Que nos invadirán los rusos, que el Sol explotará. No importa como de grande hagas el vaso de agua, o el grano de arena. Las cosas no son lo que parecen, y yo estaré aquí para achicar el agua o para subir la montaña, y hacerte ver que no ha sido tan difícil.

Parece que de repente tienes un montón de enemigos. Tus padres, tus amigos, ellos. Y a lo mejor miras atrás, a lo mejor has pensado que quien siembra vientos recoge tempestades. De quién es la culpa, eso da igual. Si estás con el agua al cuello, yo lo estoy también. Donde veas rivales, yo te enseñaré aliados. Tan sólo mira junto a ti.

IMG_2811

 

Porque mira… no sé. Me gustaría decirte más cosas, pero como alguna vez te he dicho, “lo que para mí son pensamientos y emociones y cosas mazo complicadas, para ti son sólo palabras”.

Así que lo iré dejando por ahora. Porque yo soy un débil, pero sacaré energía de donde sea para estar ahí. Porque aunque pienses que todo esto es cursi, quiero decirlo igual. Porque las montañas son sólo rocas, y el agua es agua. Porque quiero que me cuentes todas las noches en qué estás pensando. Y porque no sé cómo, pero sacaré fuerza para los dos. Porque me mato si te vas. Porque me mata si me necesitas.

Anuncios